Acerca de Telarañas...

Sin la ayuda de blogeros consumados,
sin alardes de saber que hay entre manos,
sin enlaces musicales y sin videos,
sólo letras, verso y prosa depravados.

Sin fotos de vacaciones recientes,
sin tutear a los desconocidos,
sin chaquetas de cuero, rebecas de lino,
sólo tertulianos, locos inconscientes.

Sin incidir mucho en lo profesional,
sin contar penurias de lo acontecido,
sin rezar cual monja, lo que no he vivido,
sólo presunciones, nada personal.

Sin entrar al trapo de los que critican
sin otra intención que la de humillar,
sin contar visitas hasta hacer millar,
sólo diversión, no escribir por publicar.


lunes, 27 de octubre de 2008

De nuevo lunes.

Setas, y salidas al campo, y menús micológicos, y cenas de amigos, y tragos en el Café. Las noches enteras en Lazcorreta han pasado a mejor vida. De hecho, hace un tiempo, cuando todavía pensabas en que quizás estuviera abierto, te dabas una vuelta a ver si los Pirineos lucían amarillos como los putis de la Magdalena de Sabina. Ahora no. Ahora hay veces que no pasas del Café. No es necesario tras el cierre de temporada del Embudo. No hace mucho tiempo, además del Café, podías tomar copas en el Casino, y subirte a Lazcorra... el Embudo era una opción casi descabellada, que ahora, es casi indispensable... incluso cuando las primeras veces que te "atreves" a ir, sientes las miradas que sentías las primeras veces que te "atrevías" a invadir el espacio de los asiduos al café, incluido aquel perro negro cazador (o intento de) de golondrinas..yuk? creo que así se llamaba, Yuk. En fin; no sé si esta apatía, este "si está abierto pues bien y si no está, a otra cosa mariposa", coincide con la edad, o es producto de la nueva forma moda de estar en casa y pasar de salir a copear por los bares. Sea como sea, así es y no hay que darle más vueltas. Esperaremos más salidas al campo, más menús micológicos, más cenas de amigos, y quizás, un buen día, veamos el cartel amarillo y pasemos otra noche caótica, de las de antaño, en ese bar que te atrae, si eres de Ayerbe y de cualquier generación, y del que huyes, si es la primera vez que apareces por este pueblo tratando de tomar unas copas.

1 comentario:

Pablo dijo...

Hola herman...
No es la edad, te lo aseguro.
A mí también me preocupa(?), no, preocuparme no, (Aquí hay algo de pasotismo...¿verdad?) pero es cierto que sin esas luces amarillas controlando la plaza alta, la plaza Aragón, no es lo mismo...
Todas las generaciones hasta más o menos la nuestra (la mía) echamos de menos esos tiempos cada vez más lejanos...
Pero, ¿qué hacer?

Ajo y agua...¿no?

Un abrazo.

Repetir no es redundar, que es reiterar.

Reitero que lo que pienso, es redundar en lo que repito, y si repito lo que redundo y redundo en lo que pienso, reitero lo que no digo.