Acerca de Telarañas...

Sin la ayuda de blogeros consumados,
sin alardes de saber que hay entre manos,
sin enlaces musicales y sin videos,
sólo letras, verso y prosa depravados.

Sin fotos de vacaciones recientes,
sin tutear a los desconocidos,
sin chaquetas de cuero, rebecas de lino,
sólo tertulianos, locos inconscientes.

Sin incidir mucho en lo profesional,
sin contar penurias de lo acontecido,
sin rezar cual monja, lo que no he vivido,
sólo presunciones, nada personal.

Sin entrar al trapo de los que critican
sin otra intención que la de humillar,
sin contar visitas hasta hacer millar,
sólo diversión, no escribir por publicar.


miércoles, 11 de febrero de 2009

Para vos... Reina.




Besos escoceses, besos argentinos,
besos holandeses, besos divertidos.
Besos son besos, que dice Ariel,
pero si hubiera probado uno tuyo
cambiaría de parecer, o por lo menos
la letra de la canción.








Cada vez que tu deseo invita a mi indecencia
a sudar contra tu cuerpo,
cuando mis manos se pierden recorriendo recovecos
del torso de monumento que tienes,
tiemblo.

Cada momento en la calle que esa mirada lasciva
se introduce por tu escote,
cuando sus ojos intentan bucear en los adentros
de tu cuerpo, crezco.

Cuando te acercas a mi, noto la envidia que sienten
los que te desvestirían,
cuando me siento seguro porque pides que te abrace
tumbados sobre un colchón,
cuando acaricio tu pelo si creo que estás dormida,
cuando te beso en mis sueños y te odio en pesadillas.

Porqué te doy la razón sabiendo que no la tienes,
porqué no pido perdón, cuando más te lo mereces,
porqué te añoro en silencio,
porqué te ignoro en voz alta,
porqué te pierdo despierto, porqué te vas de la cama,

si al final siempre acabamos sudando,
cuerpo con cuerpo.

Como empezaba el poema...
tu indecencia y mi deseo.

2 comentarios:

g dijo...

Orly, eres un auténtico crack de las palabras...

Natalia y Laura dijo...

Orly...Una maravilla...En fin, sin palabras, pa dias escribimos....


Natalia y laura

Repetir no es redundar, que es reiterar.

Reitero que lo que pienso, es redundar en lo que repito, y si repito lo que redundo y redundo en lo que pienso, reitero lo que no digo.