Acerca de Telarañas...

Sin la ayuda de blogeros consumados,
sin alardes de saber que hay entre manos,
sin enlaces musicales y sin videos,
sólo letras, verso y prosa depravados.

Sin fotos de vacaciones recientes,
sin tutear a los desconocidos,
sin chaquetas de cuero, rebecas de lino,
sólo tertulianos, locos inconscientes.

Sin incidir mucho en lo profesional,
sin contar penurias de lo acontecido,
sin rezar cual monja, lo que no he vivido,
sólo presunciones, nada personal.

Sin entrar al trapo de los que critican
sin otra intención que la de humillar,
sin contar visitas hasta hacer millar,
sólo diversión, no escribir por publicar.


lunes, 15 de diciembre de 2008

De nieve, derbis, y timbas.



Fin de semana pasado por nieve, viento y demás agentes atmosféricos que han hecho de este fin de semana, uno de esos de quedarse en casa, a la orilla de la chimenea, o del radiador en su defecto. Un fin de semana de clásico del fútbol español, donde los intereses de las televisiones han primado sobre un espectáculo que querían ver millones de españoles. Este fin de semana ha servido para comprobar que las estampas navideñas convierten lo habitual en espectacular, para vivir en falso directo, en pantalla de 15" la primera parte del acontecimiento futbolístico liguero más esperado en territorio español. Y que es imposible "esplumar" a las timberas. Saben más de rabino de lo que yo nunca jamás sabré. Y dado que había timba rabinera organizada en casa, me decidí a almorzar gratis el lunes a costa de las profesionales del juego. Nada más lejos de la realidad. Escamado y con tres euros menos, me fui de la timba, pensando que, no es bueno subestimar a ningún profesional, sea en el ámbito que sea. Feliz semana prenavideña.

1 comentario:

sonieta dijo...

...vaya "rasquica" por tu pueblo, eh??. Por aquí tampoco te creas que hemos pasao calor, jeje...Pero bueno, en casica con la family se está mu bien y mu calentico. Por cierto, muy chulas las fotos..

;-)

Repetir no es redundar, que es reiterar.

Reitero que lo que pienso, es redundar en lo que repito, y si repito lo que redundo y redundo en lo que pienso, reitero lo que no digo.