Acerca de Telarañas...

Sin la ayuda de blogeros consumados,
sin alardes de saber que hay entre manos,
sin enlaces musicales y sin videos,
sólo letras, verso y prosa depravados.

Sin fotos de vacaciones recientes,
sin tutear a los desconocidos,
sin chaquetas de cuero, rebecas de lino,
sólo tertulianos, locos inconscientes.

Sin incidir mucho en lo profesional,
sin contar penurias de lo acontecido,
sin rezar cual monja, lo que no he vivido,
sólo presunciones, nada personal.

Sin entrar al trapo de los que critican
sin otra intención que la de humillar,
sin contar visitas hasta hacer millar,
sólo diversión, no escribir por publicar.


martes, 18 de noviembre de 2008

A sus cuarenta y veinte...

Curenta y treinta dicen que aparenta... Y ayer, en la televisión amiga, volvió a presentarse a si mismo. Creo que cada vez que cuenta a alguien sus viviencias, su infancia, su adolescencia, medio inventada, medio real, se redescubre, se autosorprende, se autoengaña, se realegra, y ahora... y supongo que dependiendo de a quién se lo cuenta... se emociona. Será la edad, o será otra artimaña para seguir vendiendo (Un año más, en lugar de cobrar, me pagáis)... o (la enfermedad fue menos grave de lo que se dijo, pero aumentó increiblemente la venta de mis discos... Sabina se moría)... A lo que voy; que cada entrevista al flaco es la misma entrevista. Su amigo de esa noche que le cede el pasaporte, su molécula activista del pc en tiempos de su New Granada York, su exilio londinense y edimburgués, la visita de su franquista madre y su irracional y repentino despecho al caudillo por apartarle de su hijo... su amigo Lorenzo Azcona... Cuando alguien sabrá encaminarlo hacia la entrevista... No hacia una entrevista vulgar, del montón. Luis Alegre, que ha estado en su casa, debería sacar partido, mucho más partido de quien tiene delante, sea éste u otro, pero más... siendo éste, que da juego, respuestas, y sino son reales: SE LAS BIEN INVENTA.

6 comentarios:

Andrés Pérez dijo...

Disculpa mi perplejidad casi ofensiva, supongo, hacia el post que acabas de escribir (desconcertante a la par que embriagador), pero... ¿Hablas de Sabina? En caso negativo... ¿De quién lo haces?

Un abrazo.

Pablo Orleans dijo...

...Que el traje de madera que estrenaré no está siquiera plantado,
que el juez que ha de darme la extrema unción no es, todavía, monaguillo,
que para ser comercial a esta canción le falta, un buen estribillo...

A ver si puedo ver la entrevista al gran poeta, que supongo no tendrá desperdicio...

Un saludo hermano.

Pablo Orleans dijo...

Perdón, no juez sino cura...

Bye!!

Orly dijo...

Caso afirmativo. Hablo de Sabina. Ofensiva? Para nada. Agradecería qué de desconcertante tiene para ti la entrada. Post es mucho más corto, pero prefiero entrada, al igual que la carta de aquella señora que prefería correr a hacer footing, fieambrera a "taperguar", y estar hasta los cojones en lugar de stress... :). Pablo; Casi preferiría a un juez que a un cura. Los de paz, no la dan, pero si certifican... así que, igual que para estar legalmente casado necesitas a la autoridad compentente, y no es la iglesia, para estar oficialmente muerto necesitas a un juez que lo certifique. Dios... que juego más extraño se llevasn los men in sotanas... al final... ni autoridad ni nada... una mer4ienda de negros...

Orly dijo...

para andrés: Agradecería (que me comentases) que de desconcertante tiene para ti la entrada... jeje.

CALIGULA dijo...

Un capo Sabina.

Repetir no es redundar, que es reiterar.

Reitero que lo que pienso, es redundar en lo que repito, y si repito lo que redundo y redundo en lo que pienso, reitero lo que no digo.